Redes de transferencia de tecnología, relaciones para llegar al mercado

redes-transferencia-18702977541_75f095e706_z

La necesidad de mostrar a las empresas los resultados y las capacidades de investigación es una de las principales preocupaciones de universidades, organismos de investigación y centros tecnológicos, tanto en España como fuera de ella.

Si bien el contacto directo con clientes potenciales es el camino más directo, los intermediarios organizados en torno a redes de transferencia de tecnología (de difusión tecnológica, de intercambio de conocimientos, de interacción social, de innovación abierta, etc.) constituyen una vía fundamental para acceder al grueso del mercado.

En esencia, las redes de transferencia de tecnología y conocimiento están constituidas por un conjunto de profesionales de la gestión de la transferencia de tecnología, así como de la investigación, desarrollo e innovación tecnológica (I+D+i), establecidos tanto formal como informalmente.

Desde el simple manejo conjunto de las direcciones de e-mail de los contactos más personales hasta la compleja coordinación de múltiples instituciones, existe un amplio abanico de posibles configuraciones de redes de transferencia de tecnología cuyo fin es enlazar la generación de conocimiento con su explotación comercial mediante la creación de innovaciones empresariales.

Focalización geográfica versus sectorial

Una primera aproximación a las redes de transferencia tecnológica permite apreciar la abundancia de algunas cuya creación responde a una división geográfica –a pesar del reducido número de redes de transferencia de tecnología existente–.

En España, la Red de Universidades Valencianas para el fomento de la Investigación, el Desarrollo y la Innovación (RUVID) o la Asociación IK4 Research Alliance, que agrupa a varios centros tecnológicos vascos, son ejemplos regionales. Así mismo, la Red de transferencia de tecnología de la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE) o la Red de oficinas exteriores del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI) son casos a nivel nacional e internacional, respectivamente.

Más allá de la concentración en una determinada zona, existen redes que nacen orientadas a un sector específico, lo que sin duda parece más efectivo para llegar a un mayor número de empresas, como la Red de transferencia tecnológica Set at Work, que trabaja exclusivamente con tecnologías medioambientalmente sostenibles.

Diversidad de redes de transferencia de tecnología

Los profesionales de la transferencia de tecnología pueden encontrarse con varios tipos de redes que, en la práctica, son utilizadas como herramientas de trabajo y que ofrecen distintos servicios en función de cada una de ellas.

  • Redes de difusión tecnológica. Redes orientadas prioritariamente a la promoción de oportunidades tecnológicas (encuentro entre oferentes y demandantes de tecnología) y/o búsquedas de socios para la partición en proyectos conjuntos de I+D. Destacan entre ellas la Red Empresa Europa (Enterprise Europe Network), financiada por la Comisión Europea y heredera de la exitosa Red de Centros de enlace para la Innovación (Red IRC), la “red de transferencia de tecnología más grande del mundo”, según rezaba uno de sus eslóganes durante años. También entrarían dentro de este apartado la estadounidense NTTC (National Technology Transfer Centres) o la internacional TTN (Technology Transfer Network).
  • Redes de intercambio de conocimiento. Se trata de redes orientadas al intercambio de conocimiento mediante consultas (siguiendo el modelo pregunta – respuesta de expertos) entre los participantes. La red promovida por la Universidad de Manchester The Knowledge Vine es uno de sus estandartes al constituir un reflejo virtual del fenómeno “boca a oreja” o de las conversaciones informales entre profesionales de la transferencia de tecnología.
  • Redes de interacción social. Redes que van un paso más allá del concepto anterior y que incluso exceden la esfera de la transferencia de tecnología al propiciar un alto grado de focalización hacia la interacción de sus participantes a todos los niveles. No sólo se produce un intercambio de conocimientos sino el debate de cuestiones de interés, la organización de encuestas, la muestra de perfiles profesionales, la organización de eventos, y por supuesto, la difusión de información tecnológica y de I+D. La red GINNN (Global Innovation Network), promovida por la red de oficinas de transferencia de tecnología del Reino Unido (AURIL), es un ejemplo de ello. Y en esta misma línea se encuentra i-techpartner, una red de innovación colaborativa impulsada por la Comisión Europea a través del Programa PRO INNO EUROPE.
  • Brokers y consultores privados. Redes constituidas por los contactos de empresas de intermediación de carácter privado (consultores de innovación y transferencia de tecnología o technology brokers). Los servicios ofrecidos pueden seguir el enfoque de la demanda (market pull) para buscar soluciones a problemas tecnológicos de sus clientes, como por ejemplo NineSigma, o el enfoque de la oferta (technology push) para localizar potenciales licenciatarios o destinatarios de tecnología, como UTEK BTG.
  • Redes de innovación abierta. Redes de transferencia de tecnología donde son las propias empresas destinatarias de la tecnología las que toman la iniciativa de buscar aquellas tecnologías o investigaciones de su interés, mediante el mecanismo de propuesta de un problema o “reto tecnológico” que es distribuido a toda una legión de investigadores y científicos asociados. Funcionan así InnoCentive, uno de los modelos de transferencia de tecnología más admirados de los últimos años, Innoget, la red pionera en España de esta filosofía, o la reciente Innoversia, con una orientación latina y promovida por la Red de universidades Universia.
  • Redes empresariales. Redes de innovación y transferencia de tecnología iniciadas por grandes empresas que sienten la necesidad de crear unas relaciones más estables e intensas con los proveedores del entorno científico y tecnológico, tanto académicos como empresariales. En EspañaIberdrola ha tomado este camino a la estela de grandes marcas como Procter & Gamble, IBM o BMW, el cual es denominado como innovación abierta, innovación colaborativa, innovación en red o innovación virtual.
  • Redes de escaparate tecnológico. Más que redes de transferencia de tecnología en sí mismas, este tipo de iniciativas encajarían mejor dentro del concepto de portal web tecnológico (technology market placetechnology showcase), los cuales pueden tener, además, una proactividad en la búsqueda de socios tecnológicos. Este tipo de iniciativas son muy abundantes y se incluirían aquí el mercado de tecnología de CORDIS, o portales de ámbito privado como YET2SPARKIP o iBridgeNetwork. Así mismo, podrían considerarse las divisiones de transferencia de los grandes centros o laboratorios de investigación nacional, como el español Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), o las agencias espaciales europea (ESA) y estadounidense (NASA). Finalmente, a un nivel más modesto, podrían tenerse en cuenta los portales de la oferta investigadora de cualquier OTRI universitaria, como por ejemplo el de la Universidad Miguel Hernández o el escaparate de líneas de investigación y oferta tecnológica de los departamentos o grupos universitarios de investigación, como el Grupo M de Redes y Middleware de la Universidad de Alicante.
  • Redes institucionales. Redes de transferencia de tecnología que aglutinan bajo un mismo paraguas a entidades de índole similar y que comparten funciones de gestión, promoción, buenas prácticas, coordinación de la oferta tecnológica, etc. Sería el caso de la Red de Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de las Universidades españolas (Red OTRI de Universidades), la Red Andaluza de Transferencia de Resultados de Investigación (RATRI) -el mismo caso pero a nivel andaluz- o la Red Canaria de Centros de Innovación y Desarrollo Empresarial (Red CIDE).
  • Agrupaciones de transferencia de tecnología. Redes creadas como asociaciones de entidades dedicadas a la transferencia de tecnología. La Asociación de directivos de transferencia de tecnología universitariaAUTM, de origen estadounidense, o la equivalente europea PROTON Europe son algunas muestras.

Hacia las redes sociales

Al margen de las matizaciones anteriores, y a efectos prácticos de transferir tecnología y conocimiento, el valor de una red es la relación entre sus miembros. La confianza entre los componentes de la red, así como sus cualidades son sin duda los activos más valiosos, independientemente del apoyo financiero o soporte oficial que haya detrás. De hecho, muchas relaciones informales entre técnicos de transferencia de tecnología poseen una alta capacidad de resultados al llegar a muchos contactos personales (efecto viral).

En este sentido, el desarrollo de las redes de transferencia de tecnología crece paralelo al de las redes sociales gestadas en internet. Son redes que avanzan con una fuerza imparable del tipo de contactos personales, como facebook myspace, o profesionales, como xing linkedin.

En un futuro cercano, sin duda, este tipo de iniciativas convergerán con las redes de transferencia de tecnología existentes hoy en día para complementarse entre sí. Prueba de ello son los grupos específicos que se crean en las redes sociales de internet entre miembros de universidades, centros tecnológicos u otras redes de transferencia de tecnología, que ven en estas plataformas otro canal de conversación para llegar a las empresas, las cuales se encuentran también allí.

Al fin y al cabo, el propósito es conectar a la Ciencia con la Sociedad, y a medio plazo, ésta se encontrará en internet.

Imagen: algunos derechos reservados por Michael Goldenkov / Strelka Institute

No comments yet.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.